Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 marzo 2010

Desinformación

Es raro que esté escribiendo a estas horas, pero es que no he podido evitarlo. Estoy alucinando, ya que en todos los medios de comunicación digitales han dado la noticia de que un presunto miembro de ETA llamado Joseba Fernández Aspurz (en TVE pone Aizpurúa que esa es otra…), ha sido detenido tras un tiroteo en el que se ha asesinado a un policía francés. ¿Por qué estoy alucinado? Bueno, pues o resulta que estoy muy equivocado, o las fotos del presunto etarra que están publicando en todos esos “fiables” (pongo el entrecomillado por si no se entendía el tono irónico) medios, son de Joseba Fernández González, antiguo compañero mío de militancia, que actualmente ejerce la misma en Ezker Alternatiboa.

Me parecería tan vergonzoso, que me preocupa ser muy tajante en lo que estoy diciendo, no vaya a ser que el Joseba Fernandez Aspurz o como se apellide, sea un primo de este compañero, con el mismo nombre y con un parecido físico asombroso. Por de pronto yo ahora mismo estoy pensando en el Joseba que yo conozco, pensando en las consecuencias que esto puede tener para él.

Os publico la foto que he sacado de El País, aunque ha aparecido también entre otros en El Correo o en El Mundo, o en EITB…

Por respeto a Joseba, esta foto no aguantará aquí mucho tiempo, de momento hasta que no rectifiquen, o no se demuestre que yo estoy equivocándome, la mantendré aquí para denunciar algo que me parece una agresión en toda regla.

Por último, y evidentemente, termino este post condenando el asesinato del policía francés, a ver si ETA abandona ya este sinsentido.

Mañana ya a otras horas escribiré algo más reflexionado.

Actualización:

Se han confirmado mis sospechas, ya han salido rectificaciones en prácticamente todos los medios, y se ha aclarado que fue la agencia EFE la que irresponsablemente y sin contrastar vendió la foto al resto. A mí desde luego me resulta más que sonrojante y si fuera yo el agraviado les llevaría a juicio. Si es de esta gente de la que nos fiamos a la hora de recibir información sobre cualquier tema vamos apañados.

Voy a escribir especialmente del cachondeo que se traen encima en El mundo sobre el error, bajo el título Etarra por un día, donde utilizan el facebook de Joseba para escribir un artículo semicómico sobre las reacciones propias, de familiares y amigos ante la garrafal metida de pata de la agencia EFE. Una cosa es que él y su entorno se lo tomen con humor (mejor que llorar, la verdad), y otra bien distinta que uno de los medios causantes del agravio lo haga, sin haber pedido ni media disculpa, dicho sea de paso.

La foto-tarjeta-tachón de corrección distribuida por la agencia EFE tampoco tiene desperdicio.

Nueva Actualización:

A ratos me indigno y a ratos me descojono. Me imagino la ilusión que le estará haciendo a Joseba el trato que se está dando a las rectificaciones. En Eitb el titular es que la foto difundida es de un exmiembro de Ezker Batua. En la cabecera le sitúan como joven vasco de la izquierda anticapilista, sí, sí, capilista, la errata es de Eitb, no mía. Lo de izquierda anticapilista, que más bien parece que hablan de una secta llamada anticapilistas que de una ideología política.

Read Full Post »

Tropiezos

Otro de esos desvaríos nocturnos, a ver si alguien entiende algo:

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, pero yo, desde mi particular visión, diría que las personas, hombres o mujeres, somos capaces de tropezar no sólo dos veces si no en innumerables ocasiones con las piedras de la Historia. Para ser  el animal que se sobreentiende como el más evolucionado, ofrecemos preocupantes señales de involución. Avanzamos tecnológicamente a una velocidad que se escapa a mi entendimiento, mientras no somos capaces de cuidar el planeta que supone nuestra fuente de sustento tanto alimenticio como material. Alteramos éste convirtiéndolo en el gigantesco hogar de un enfermo del síndrome de Diógenes, repleto de basura y residuos que pudieron servir para algo en el pasado, pero que a partir de ahora sólo son como una gran infección incomprensible traída por nosotros mismos.

No era en el medio ambiente en lo que pensaba al empezar a escribir de tropiezos, sino de la educación, esa gran herramienta malograda por infinitas generaciones. El grave problema de la educación es que es útil, y al serlo hace que seamos incapaces de ponernos de acuerdo en cómo llevarla adelante con honestidad. La educación sirve para mantener los aciertos y los errores del pasado, y en contadas ocasiones, para generar transformaciones. En definitiva, para mantener el status quo, para alterarlo, o para retrotraernos a un modelo social anterior. Esto no es nada novedoso, pero lo cierto es que somos los propios ciudadanos los que sólo concebimos aquello en lo que nos han educado, con vagas variaciones surgidas de otras influencias ajenas al entorno socio afectivo en el que hemos crecido. Tendemos a no autocuestionarnos y a no cuestionar el sistema estructural y de valores que nos ha cobijado durante nuestro crecimiento. En caso de hacerlo, dicho cuestionamiento viene dado por otra tendencia social, normalmente nada novedosa, que se ha cruzado por algún misterio del azar en nuestras vidas. Muy poca gente en la Historia podrá decir con la boca grande que ha sido revolucionario, motor de una nueva evolución, de un cambio verdadero y novedoso.

Mi sensación actual, por muy frustrante que sea, es que a lo largo de la Historia la sota se ha rebelado al caballo, el caballo al rey, y luego el rey ha pisado a la sota y ha robado el caballo para irse de paseo, salvo en el caso del rey de bastos que es la historia de una sota que derrocó a un rey para ponerse en su lugar haciendo un simple cambio de cromos. Para rematar he de añadir que la mujer ni aparece en la baraja.

La educación, al ser decidida por los reyes de la baraja, apenas posibilita nuestra maduración social, pero por muchos peros que podamos ponerle, siempre será la perfecta imperfecta manera de avanzar como sociedad, y si dejamos ésta atrás, sólo nos quedará innovar con una auténtica revolución, o perder el norte del todo, lo que parece más cercano con los tiempos que corren.

Read Full Post »

Llevo unos días dándole vueltas a la cabeza a un asunto. El viernes tuve pleno en el Ayuntamiento, y sin entrar al fondo de los asuntos políticos que tratamos, he de decir que desde entonces tengo una mezcla de sensaciones.

Por un lado, os cuento que probablemente por ser un novato en estas lides, vivo el pleno con cierto nerviosismo, cada vez menor como tal, pero sí con cierta tensión debida al directo, al debate público. Esto hace que viviera los intercambios verbales, las trifulcas, y en algunos casos tarascadas, con la sensación de que mi cuerpo me ponía en alerta, incluso con ciertas dosis de adrenalina diría yo, de tal forma que os comparto también que una vez que acaba la sesión,  mi cuerpo se relaja y me pide desconectar todo lo que pueda y alejarme a marchas forzadas del salón de plenos. [Me estoy entreteniendo en otro asunto que no era en el que quería centrar este post.]

El caso es que según termina todo, y tras un pequeño análisis mental de lo vivido, relativizo en cierta medida las críticas que he recibido. No dejo de tenerlas en cuenta, pero intento mantener dentro de una mentalidad aperturista mis ideas y actitudes. De la misma manera, entiendo que sería incoherente, traicionero y peligroso no mantener la misma estrategia ante los halagos.

Tras el último pleno he de decir que salí satisfecho con mi actuar, y he de decir también, que recibí reconocimiento y apoyo de personas distintas, y de organizaciones distintas, ya sea a través de su turno de intervenciones en el pleno, o a través de sus blogs. Esto es inevitablemente reconfortante, y esto es lo que me ha ido dando qué pensar esta semana: cuál es la manera idónea de actuar ante las críticas y los halagos de una persona adulta, consecuente y responsable consigo misma y para con el resto de personas. Esto me lo planteo al margen de mi labor política, porque las mismas circunstacias las vivo en uno u otro momento tanto en mi trabajo ordinario como en mi entorno relacional. También es verdad, que en el momento que pasas a tener cierta vocación pública, esto se ve amplificado.

Creo que es de recibo escuchar las críticas y los halagos con normalidad, y tener en cuenta su carácter coyuntural, ya que quien hoy te alaba mañana te puede criticar, lo cual es comprensible ya que lo mismo que hoy acierto, mañana me equivocaré. Es más, también pudiera estar acertando y recibir críticas o en el caso contrario, errando y recibiendo halagos. Por este motivo creo que es aconsejable relativizar las reacciones a mi caminar, sin volverme por ello estanco ni mucho menos a lo que me rodea. Las críticas y los halagos los pasaré de la misma manera por la cabeza y por el corazón, cambiando lo que crea que tengo que cambiar, y manteniendo con firmeza lo que crea que tengo que mantener. Espero que no sea muy difícil, creo que es todo un exámen de madurez, no mía, sino de cualquier persona, tenga la edad que tenga.

Por cierto que ayer Buenafuente hizo una entrevista a Juan Cruz muy apropiada con el tema, y éste recomendó este texto ya traducido de Rudyard Kipling.

Read Full Post »